Feminista grupos de reflexión

Ciudad de México.- El grupo feminista chileno “Las Tesis” fueron nominadas por la revista Time como una de las 100 personalidades más influyentes del año en la revista Time. Esta determinación fue tomada luego de que el pasado 25 de noviembre de 2019 el grupo […] Diosas del Nuevo Mundo. Ese mismo año, en 1975 (pero también en 1980, 1985 y 1995), se celebraron cumbres internacionales sobre los derechos de las mujeres.Con las voces disidentes acosadas y silenciadas, como la de Erin Pizzey, la interpretación feminista no tardó en imponerse como la única explicación posible, lo que llevó a la fundación de institutos y fondos monetarios dentro de la ... A partir de grupos de reflexión de docentes o educadorxs, esta línea de teorización y trabajo en construcción puede dar respaldo a planteamientos educativos innovadores y transgresores, puede ... guardar Guardar grupos de reflexión de mujeres para más tarde. 0 0 voto positivo, Marcar este documento como útil 0 0 votos negativos, Marcar este documento como ... porque si algo hemos aprendido de la metodologa feminista, es que nosotras como investigadoras, como coordinadoras (agentes de intervencin), no somos ajenas ni a los temas, ni a ... (foto duncan/Flickr. CC BY-SA 2.0) Las olas del feminismo a través de la historia se han definido por vindicaciones concretas. Para una mejor comprensión histórica del movimiento feminista dividen el feminismo en tres olas sucesivas aunque, en esta última década, se considera que ya existe una cuarta ola. Tras la revolución francesa, se establece la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” (1789), y no se refiere a hombre como ser humano ya sea mujer o varón, se refiere a hombre en masculino, a partir de ahí podemos decir que comienza la misma lucha que el hombre ha conseguido, pero esta vez para la mujer, conseguir el ... Los alumnos desarrollarán en el blog una carpeta de documentos sobre la historia del Feminismo y plantearán 2 acciones pendientes en la agenda actual, con el propósito de generar la reflexión y el debate a través de las TIC que los lleve a poner en práctica su activismo y crítica social. Desde entonces somos un espacio feminista de reflexión y acción desde una perspectiva de izquierdas. Pensamos que un movimiento feminista difícilmente puede ser de derechas. El capitalismo no puede dar respuesta a las inquietudes feministas, queremos una sociedad que no sea patriarcal. En definitiva, el propósito de la Escuela es potenciar la participación y el empoderamiento de las mujeres para conseguir una sociedad más justa, diversa y completa. Queremos invitarte a que te acerques a este espacio de encuentro, formación y reflexión para las mujeres. ¡Anímate, te estamos esperando! Programación de otoño; Grupos: Recursos: lugar adecuado para el trabajo de grupos; diez láminas de rostros de hombres y mujeres (adultos) enumerados del uno al diez; papel y lápiz para el trabajo individual y grupal: copia de la preguntas para la reflexión de grupos; cantos y juegos. Método: PRIMER PASO. El coordinador expondrá en el tablero o pares las diez ...

Feminismo: ¿Porqué se trata diferente a quien celebra éxitos o hechos de mujeres para quienes están dentro o fuera del movimiento?

2019.07.22 15:42 supermartu Feminismo: ¿Porqué se trata diferente a quien celebra éxitos o hechos de mujeres para quienes están dentro o fuera del movimiento?

Abro debate sobre el feminismo. Soy un hombre blanco heterosexual haciendo una reflexión negativa acerca del feminismo así que doy por sentado que mucha gente me va a estar en desacuerdo conmigo desde el principio. Es medio largo esto así que lo divido en partes.
Empiezo contando la historia disparadora. Hace poco en el programa argentino "Polémica en el bar" (conocido por darle un rol únicamente de objeto sexual o de belleza a las mujeres mientras un montón de tipos hablan de cosas) sucedió que la modelo Virginia Gallardo le hizo una pregunta seria y desarrollada sobre economía a un entrevistado. Inmediatamente, y antes de pasar a la respuesta, todo el mundo se puso a aplaudir y Mariano Iúdica, presentador que detesto cada día más, metió la nariz de forma innecesaria con un comentario del tipo "te cuento que ella estudió economía acá y allá", como cuando un niño de 4 años hace una pregunta seria en una reunión de adultos y el papá se siente orgulloso.
Ahora les cuento cómo me enteré de la historia. Esto lo ví en el Instagram de Filo News: medio con una editorial abiertamente progresista con un excepcional trabajo en su contenido para redes sociales (igual ahora les voy a dar con un garrote). Esta página criticaba la forma en que los demás medios habían contado la historia. Cito textualmente: "para nosotros, una sorpresa real, es que sea noticia que una mujer haya podido encarar a un hombre desde el plano intelectual. Se vé que muchos no se lo esperaban". No es lo único de esa publicación de Filo News que me pareció incorrecto pero me voy a centrar en esto. Si quieren ver el contexto, pego el link de la publicación en el primer comentario.
Acá va mi reflexión (la pregunta viene después). Yo creo que Filo News le erró como las peras. Entendió los hechos de una forma lineal y errónea. A los medios (y seguramente la gente) no les sorprendió que haya una mujer diciendo algo inteligente en el planeta tierra, lo que les sorprendió es que haya una modelo diciendo algo inteligente en "Polémica en el bar". Y eso no es porque en este "opresivo mundo machista" haya un consenso de que todas las mujeres son idiotas, es porque muchos creíamos que las modelos tenían terminantemente prohibido hablar de cosas serias en ese nido de machistas y porque, si: existe el estereotipo de que las y los modelos tienen poca inteligencia, pero no es por ser mujeres.
Y ahora si hago mi pregunta. Eso de resaltar, señalar o aplaudir cuando una mujer dice algo importante o toma un rol de poder ¿No es precisamente algo que hace el feminismo? Cuando alguien ajeno al movimiento feminista resalta "¡Qué mujer inteligente que es Raquel! ¡Hasta llegó a ser presidenta del Instituto médico y todo!" Puede ser considerada por algunos como una persona con un preconcepto machista porque "le sorprende que una mujer sea capaz de hacer algo valioso" pero cuando alguien adentro del movimiento dice "¡Qué lindo es ver a un grupo de mujeres trabajando juntas demostrándole al mundo que pueden hacerlo!" ¿No están cumpliendo exactamente el mismo pecado? ¿Cuando lo hace Iudica está mal por ser Iudica pero cuando lo hace alguien adentro del movimiento es respetable y admirable?
submitted by supermartu to uruguay [link] [comments]


2018.03.03 19:09 FabriD Aborto en la Argentina y en el mundo: evolución y consecuencias

Como sabemos, la polémica discusión acerca de la despenalización y legalización del aborto volvió a la agenda pública producto del gran “pañuelazo” convocado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito durante el día 18 de febrero de 2018.
Si bien no es un debate reciente (de hecho el proyecto ha sido presentado en reiteradas oportunidades, nunca consiguiendo su tratamiento en el recinto), por primera vez logró trascender la órbita de las organizaciones sociales llegó a la “elite” política, es decir, a nuestros representantes. Este debate “taboo” siempre generó un ambiente reticente para los legisladores, con contadas excepciones, como los diputados del Frente de Izquierda o diputadas tales como Victoria Donda.
No obstante ello, por primera vez el tema comienza a tomar repercusión en la agenda, a la cual los legisladores ya no pueden escapar. Pero sin lugar a dudas el gran hito y disparador fue el pronunciamiento del Presidente Mauricio Macri. Si bien desde sectores cercanos al Ejecutivo alegan que no hay una intención oficial de impulsar el proyecto de ley, ha quedado claro (dicho por el propio Presidente en la Apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso) que ha llegado la hora de debatir un tema “que nos debemos como sociedad hace 35 años”.
Claramente el país se encuentra frente a una oportunidad única de avanzar en una legislación al nivel de Europa y Uruguay en este ámbito, aunque los cortocircuitos y las presiones existentes que se manifiestan en el Parlamente, especialmente en el Senado, cámara que representa a las provincias, en donde la doctrina eclesiástica tiene un peso mucho más notable que en la capital, parecen poner en duda que el proyecto pueda avanzar, por lo menos en los términos del proyecto original. Un antecedente de esto pudo verse en Uruguay, cuando en 2012 el parlamento del país vecino pasó una ley de carácter mucho más restrictivo que lo que querían las y los feministas e impulsores del proyecto.
Como ya trascendió públicamente, el tema será tratado pero deberá someterse a un largo período de discusión y tratamiento por varios comisiones, en donde expertos en el tema, tanto a favor como en contra de la iniciativa, expondrán sus argumentos e intentarán convencer a aquellos diputados y diputados que aún no tienen una opinión formada y por ende tampoco una decisión. Aquellos que se encuentran en este situación no son pocos, ya que de acuerdo a un relevamiento llevado adelante por Economía Femini(s)ta son 66 los diputados que aún no tienen una posición tomada y 35 los senadores.
La situación del aborto en la Argentina es un tema bastante delicado, del cual son pocos los datos oficiales que se tienen, y por lo tanto se debe recurrir a estimaciones que, si bien son realizadas con un criterio estadístico, muchas veces parecen estar lejos de la realidad. Constantemente hemos escuchado que muchos de aquellos que se pronuncian a favor de la despenalización hablan de un número de alrededor de 500.000 abortos inducidos (esto es, provocados, no espontáneos o “naturales”) en nuestro país. El criterio utilizado para obtener esta cifra no es algo arbitrario, sino que sigue un procedimiento estadístico basado en la utilización de un dato empírico, que es la cantidad de mujeres egresadas de centros de salud públicos como consecuencia de complicaciones por abortos inducidos (es importante destacar que estos datos provienen únicamente de hospitales públicos, por lo que centros de medicina privada no están incluidos en este relevamiento). Como es sabido que no todos los abortos inducidos resultan en complicaciones, y por lo tanto existen muchos (la mayoría) que son realizados de manera correcta y en buenas condiciones de asepsia, podemos inferir que los abortos practicados son más que sólo aquellos que terminan en complicaciones, por lo que se necesita un parámetro, un multiplicador que nos permita poder estimar la totalidad de abortos inducidos llevados a cabo.
De acuerdo a un relevamiento llevado adelante por la Dirección de Estadísticas e Información de Salud, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, en el año 2000, alrededor de 65.000 mujeres egresaron de hospitales públicos producto de complicaciones en abortos inducidos. El cálculo del multiplicador es algo más complejo, y resulta de los conocimientos de los expertos en el tema, consecuencia de la experiencia adquirida durante los años de trabajo. Este multiplicador se estimó en 6,8 abortos por cada egreso hospitalario, por lo que el número total de abortos inducidos realizados en la Argentina se estima en alrededor de los 450.000. Es importante destacar, creo yo, dos aspectos esenciales para tomar dimensión de estas cifras. Por un lado, esto no indica que se lleven a cabo exactamente esa cantidad de abortos por año en la Argentina, pueden ser más como también pueden ser menos. Estos números son altamente criticados por muchos especialistas, quienes los consideran exagerados. No obstante ello, son los únicos números que tenemos y deben siempre ser tomados como una estimación, una aproximación, no como un dato certero, ya que no lo es. En segundo lugar, producto de la masificación del Misoprostol en el mundo (y en nuestro país), un fármaco que permite llevar adelante un aborto inducido con pastillas y sin una intervención quirúrgica, con un costo monetario mucho menor que un aborto en una clínica privada, es muy posible que este multiplicador sea mayor que aquel que está estimado, ya que al ser un método más seguro, son menos las mujeres que sufren complicaciones que las llevan a terminar en centros de salud.
Una vez expresado todo esto, me propuse a investigar cómo evolucionaron los países respecto a sus estadísticas sobre el aborto. Uno de los argumentos más extendidos por aquellos que se manifiestan en contra de la legalización es que, como consecuencia de ello, esta práctica se masificará y comenzará a llevarse adelante por muchas más mujeres, que ahora enfrentan muchos menos impedimentos para realizarlo. Pero, ¿es esto realmente así? ¿aumentó en los países que lo legalizaron la cantidad de abortos?
Para ello, tomé una lista de países en los cuales la interrupción voluntaria del embarazo es una práctica legal y observé la evolución en el tiempo en la cantidad de abortos llevados adelante. Para sorpresa de muchos, lo que se ve es una curva con forma de “u invertida”. Esto es, en un principio la cantidad de abortos incrementa hasta que llega a una meseta, y luego comienzan a disminuir. Los países que tomé para la muestra son 7: Canadá, Francia, Italia, Uruguay, España, Portugal y Sudáfrica. La elección no fue arbitraria, sino que el criterio es el siguiente: los primeros tres de la lista son países que cuentan con el aborto legalizado hace varios años (más de treinta). En el caso de los cuatro siguientes, son países que lo legalizaron hace bastante menos, pero que cuentan con una realidad social algo más cercana a la de nuestro país (en relación más que nada a universalización de la anticoncepción y la educación sexual) y que por lo tanto son muestra más fiel de lo que podría suceder en nuestro país una vez que se legalice el aborto. Estados Unidos es también un buen ejemplo del primer grupo, pero fue descartado porque al tomar para la muestra la cantidad de abortos (y no la tasa de abortos por mujer, ya que es mucho más difícil de obtener, por lo menos en internet), al ser una población mucho mayor y por ende una cantidad superior de abortos, la escala no permitía observar esa curva con forma de “u invertida” en los demás países. De todos modos, en el país norteamericano esta tendencia también se cumple.
Un aspecto importante que es necesario a la hora de analizar estos datos es que, como ya fue mencionado en el párrafo anterior, el indicador tomado es la cantidad de abortos practicados y no la tasa de abortos (abortos practicados por cada mil mujeres). ¿Qué implica esto? Que la cantidad de abortos realizados en los últimos años de análisis están sobrevaluados, pues la población de los países fue incrementando (y por lo tanto, teniendo en cuenta que la tasa de mujeres por hombre se mantiene relativamente igual, la cantidad de mujeres también se incrementó). Como consecuencia, podemos inferir que, frente a una cantidad de abortos estable o en descenso, y una población que crece, la tasa de abortos está disminuyendo.
Otro de los puntos a tener en cuenta es el siguiente: en cuatro de los siete países analizados (cinco si contamos a los Estados Unidos), la cantidad de abortos practicados es menor en la actualidad que en el año en cual se legalizó. Los únicos casos que no verifican son Uruguay (en donde el aborto se legalizó recién en 2012, por lo que el tiempo es muy corto para hacer un análisis de estas características), Canadá (aunque los últimos datos que conseguí son del 2010, y donde además se observa una notoria caída en la cantidad de abortos durante mediados/fines de la década del 2000, por lo que si extrapolamos esta tendencia hacia adelante es muy probable que la cantidad de abortos sea hoy menor a la de 1974) y Sudáfrica (en donde si bien la cantidad no es inferior a la del año 1998, tampoco es el nivel más alto registrado en ese país).
Véase que aquí nunca se hizo mención a la mortalidad materna como consecuencia del aborto. ¿Por qué? La razón es muy sencillo: me parece innecesario, pues es más que lógico que esta disminuyó en absolutamente todos los países donde se legalizó, pues obviamente un aborto realizado o tutelado por profesionales de la salud es muchísimo más seguro que uno realizado en la clandestinidad por personas no idóneas y realizado en condiciones de higiene no recomendadas. Este argumento es muy utilizado por aquellos que defienden la legalización, pero por alguna razón aquellos que están en contra no parecen tomarlo en cuenta, pues consideran que una mujer muerta tiene el mismo valor que un feto que es abortado. De acuerdo al análisis realizado, demostramos que no sólo la cantidad de mujeres muertas por aborto disminuye, sino también la cantidad de abortos.
Pero, ¿cómo es posible que suceda esto? ¿Acaso no habíamos planteado al principio que era lógico que, con su legalización, la cantidad de mujeres que decidían interrumpir su embarazo aumentara? La pendiente ascendente en el número de abortos durante los primeros años es un tema de debate que lleva a muchas hipótesis. Algunos sostienen que, la cantidad real de abortos incrementa ya que, frente a menores restricciones para abortar, las mujeres cuentan con más autonomía y libertad para tomar una decisión acerca de su embarazo. Sin embargo, muchos critican esta postura, pues alegan que cuando una mujer realmente decide interrumpir su embarazo, lo hará de todos modos, ya sea legal o ilegal. Otra de las explicaciones que se le intenta dar a este aumento es que no todas las mujeres conocen acerca de sus derechos y las leyes vigentes cuando estas salen. Pensemos que hasta que se aprueba en el Congreso, tiene que pasar por la promulgación, y luego establecer un plazo para su aplicación definitiva. Por lo tanto, muchas mujeres continúan recurriendo al circuito clandestino por un tiempo, por lo que el número de abortos legales durante los primeros años queda subvaluado y va incrementando hasta llegar a la totalidad de abortos practicados.
Gráfico con los países seleccionados
Ahora bien, la gran cuestión es entender la reducción en la cantidad de abortos. Creo que aquí el sentido común es el que nos brinda la explicación: pensemos en dos países, A y B. El primero cuenta con aborto y legal y el segundo no. En A, las mujeres recurren a hospitales y centros de salud para interrumpir sus embarazos, mientras que en B recurren a clínicas clandestinas, tanto de buena calidad como de mala calidad. En A, la mujer que aborta pudo haber quedado embarazada por muchas causes, pero imaginemos que fue por desconocimiento en la anticoncepción (algo muy subestimado, pues creemos que la totalidad de la población conoce su funcionamiento, pero en zonas más marginadas aún persisten muchos mitos y falacias acerca del embarazo). Por lo tanto, al decidir abortar, ingresa al sistema de salud, el más indicado para darle toda la información sobre anticoncepción e informarle acerca de las formas de prevenir un embarazo no deseado. En cambio, en B la mujer entra al sistema clandestino para practicarse el aborto ¿Qué información puede recibir allí? Ninguna, pues ¿cuáles son los incentivos que tienen estas clínicas para dar información sobre prevención? El sentido común nos dice lo contrario, pues hay incentivos a no dar información, ya que no nos olvidemos que este es un negocio que mueve mucho dinero. En definitiva, podemos decir que la legalización trae un "efecto información", en donde el conocimiento y herramientas sobre anticoncepción y prevención se masifica más rápido.
Este punto anterior es de vital importancia, pues es la clave para entender la reducción de los abortos y ver a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo como una forma de entrada a los sectores más vulnerables al circuito de salud y a la información sobre prevención. No hay que subestimar el desconocimiento, pues muchas mujeres sólo recurren al hospital cuando están enfermas o van a hacerse un chequeo. El aborto legal claramente puede funcionar como una masificación aún mayor de la anticoncepción.
Espero que esta lectura les haya parecido interesante y sirve como reflexión para comprender porqué es vital y beneficioso que se aprueba la legalización del aborto en la Argentina. Obviamente cualquier comentario y crítica está más que bienvenida.
Fuentes:
Economía Femini(s)ta: Aborto Legal ¿Cómo votarían nuestros representantes? Link: http://economiafeminita.com/aborto-legal-como-votarian-nuestros-representantes/ Datos de aborto en Argentina. “Estimación de la magnitud del aborto inducido en la Argentina”, Silvia Mario y Edith Alejandra Pantelides. Link: http://archivo.cepal.org/pdfs/NotasPoblacion/NP87Mario.pdf Datos de aborto en España: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Datos de aborto en Uruguay: Ministerio de Salud de Uruguay Datos de aborto en Portugal: Johnston’s Archive. Link: http://www.johnstonsarchive.net/policy/abortion/ab-portugal.html Datos de aborto en Sudáfrica: Johnston’s Archive. Link: http://www.johnstonsarchive.net/policy/abortion/ab-southafrica.html Datos de aborto en Italia: Johnston’s Archive. Link: http://www.johnstonsarchive.net/policy/abortion/ab-italy.html Datos de aborto en Canadá. Abortion in Canada. Link: http://abortionincanada.ca/stats/annual-abortion-rates/ Datos de aborto en Francia: Institut National D’Études Démographiques. Link: https://www.ined.fen/everything_about_population/data/france/abortion-contraception/abortions/
submitted by FabriD to argentina [link] [comments]


2016.10.17 10:05 EDUARDOMOLINA Ramón Espinar: “Nos han sentado mal las instituciones. Han cambiado el terreno de juego”. En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política

Álex Moreno / Julio de la Fuente
http://ctxt.es/es/20161012/Politica/8938/Podemos-Escucha-Madrid-Consejo-Ciudadano-liderazgo-candidatura.htm
"El primer miércoles después de las elecciones vascas y gallegas la división de Podemos puede esperar. Es un miércoles que amanece con Felipe González verbalizando su decepción con Sánchez y avanza con la dimisión de gran parte de la ejecutiva socialista. Las primeras escenas del acto final de lo que pudo ser un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy. Pero eso aún está por saberse, y aunque Ramón Espinar (Madrid, 1986) ha quedado con CTXT para hablar del proceso de primarias que se inicia en Podemos Madrid, la crisis de su potencial compañero de viaje centra los primeros compases de la conversación. “No se trata sólo de derrocar a Pedro Sánchez, sino de someter al PSOE”, con el que llama a pactar “un acuerdo casi de época”. “Podemos desenroscar la situación política de este país. El problema es si al PSOE les dejan sus dueños o no”.
Precisamente, la forma de entender la relación que el partido tiene que tomar con el PSOE está en el origen de la división en Podemos, un enfrentamiento entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón que subyace en cada paso que da la formación política. Incluido el proceso de primarias, donde la emergencia de un bloque nutrido de dirigentes afines a Errejón --“la gente de Íñigo”, dice Espinar-- se ha visto como un intento de doblegar a Pablo Iglesias por el control del partido en su corazón, Madrid. En un momento, reprocha el senador y diputado regional, poco propicio para turbulencias internas.
Vienen cambios en Podemos. No sólo por la reordenación de poder en estas primarias, también a nivel orgánico. El fin del largo ciclo electoral anticipa un intenso proceso de reflexión y debate en el partido que cuestionará hasta los mismos cimientos sobre los que se construyó. “Los estatutos de Vistalegre mucho antes de 2019 van a caer fulminados”, avanza.
Usted encabeza la lista de Podemos Escucha en este proceso de primarias. Las otras dos más importantes son la de Proceso Adelante --encabezada por Rita Maestre y Tania Sánchez--, y la de Reinicia Podemos --la de los anticapitalistas--. ¿Acabará pactando Podemos Escucha con ellos?
Ojalá lleguemos con anticapitalistas y con la gente de Íñigo a los mayores puntos de acuerdo posibles.
¿Identifica entonces a la gente de Íñigo Errejón con la candidatura de Rita Maestre y Tania Sánchez?
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón.
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón
¿No se cree que Proceso Adelante se haya conformado en torno a un proceso de debate, a una forma de entender Podemos y no tanto a afinidades personales?
Si ese debate se ha dado, se ha dado entre muy poca gente. Entre un grupo de no más de 15 dirigentes. Creo que los acuerdos y los consensos en Podemos y las diferencias hay que construirlos en debates muy amplios, con todo el mundo. Por ejemplo, a nosotros nos invitaron a pactar la comisión de Garantías. ¿Quiénes somos nosotros para pactar entre un grupo de dirigentes un proceso de la asamblea ciudadana, que es soberana y pertenece a todos los inscritos de Podemos? Puede que eso responda a una concepción absolutista de Podemos.
¿Lo que les separa con la candidatura de anticapitalistas para hacer una lista conjunta no es quién sería el secretario organización?
No hemos hablado con Anticapitalistas de eso.
¿Abogan por una lista única con ellos?
Abogamos por un proceso de debate político en el que alcancemos los mayores consensos posibles. Entiendo que en un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política. Y esa diferencia se escenifica y se da en los debates. Lo que no entiendo es colocar la diferencia política antes del debate. Toca debatir unos documentos, es un momento magnífico para aprovecharlo y discutir de todo. Y cuando hayamos discutido de todo, entonces veamos cuáles son las diferencias. Lo que no pueden hacerse son competiciones internas en función de con quién te llevas bien o mal, sino hacerlas en función de los acuerdos o desacuerdos políticos. Yo creo que en Podemos hay un grado de acuerdo suficiente como para pertenecer a un mismo proyecto político y hay grados de desacuerdo.
En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política
¿Y cómo un partido político que nació con la intención de ser mucho más horizontal, con los círculos, con ganas de recoger las propuestas de los de abajo, ha llegado a un punto como el que está relatando? ¿Le han sentado mal las instituciones a Podemos como para que hayan nacido o se hayan intensificado esas luchas, esas maneras tan diferentes de entender el partido?
Hay dos cuestiones ahí. Creo que nosotros somos una herramienta política construida con un espíritu, pero con una práctica política que no responde a ese espíritu. Hemos nacido para democratizar la democracia en un contexto de irrupción electoral. Por tanto, ha habido un momento de suspensión de unos objetivos por otros. Y eso nos ha hecho tensionar la organización en un sentido para alcanzar unas elecciones y el contexto electoral ha durado muchísimo más de lo previsto, de forma que nos ha obligado a ser una herramienta política muy jerárquica durante dos años. Ahora, cuando se abren los procesos internos (que, por cierto, no estoy de acuerdo con que se haga ahora), es el momento de discutirlo. Y es el momento de decir ‘era verdad: toca un Podemos que se parezca mucho más a su espíritu inicial que a su práctica política en torno a una concatenación de elecciones’.
Y sí, nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad. Y el marco cambia. Nosotros a la gente le podemos contar lo que nos dé la gana, pero la gente no es idiota y sabe que de lo que se habla ahora mismo es de si en este país hay un Gobierno de PSOE-Podemos o de PP y C's. Eso es situarnos en el eje izquierda-derecha y nos coloca en un escenario diferente, en una situación difícil. Nos mete en un marco diferente al que trabajábamos y nosotros queremos recuperar el marco de la transversalidad. No entendida como moderarse y ser de centro, sino entendida como herramienta política capaz de hablarle a todo el mundo a partir de sus preocupaciones y de sus problemas concretos. No somos transversales porque seamos equiparables a partidos políticos de centro, sino porque somos capaces de hablar a toda la sociedad, no a partir de qué siente, sino a partir de qué le duele.
¿No cree que abrir este proceso --un año y medio después de constituir el actual Consejo Ciudadano en Madrid-- debilita la posición de Podemos? El PP precisamente se ha beneficiado de la división en la izquierda y ahora no pasa por su mejor momento en Madrid.
Nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad
Hay dos formas de hablar de diferencias internas dentro de los partidos. Está la del PSOE, que hoy en día aún no sé qué diferencia programática o táctica tienen Susana Díaz y Pedro Sánchez. No tengo la menor idea. Y sin embargo les veo acuchillarse. Y no lo entiendo. Esa es una forma de entender la política que me da asco. Yo no he venido a la política a hacer eso. La otra forma es generar debates democráticos dentro de una herramienta política, tenerlos y dirimirlos sobre ideas. Eso no plantea ningún problema y me parece bien. Otra cosa es el momento de tener estos debates. ¿Era este, en un momento de crisis de gobernabilidad en el país, el momento de abrir una Asamblea Ciudadana en Podemos de la Comunidad de Madrid? Creo, honestamente, que no lo era.
Pero es que, precisamente, en Madrid hace unos meses dimitió una parte de su Consejo Ciudadano en una maniobra muy parecida a la que se produjo en el PSOE. Y, además, en otra reunión para decidir sobre la rotación de cargos en la Asamblea de Madrid también hubo otra ‘espantada’ para que no hubiera quorum. Esas maniobras por luchas de poder también se han dado en Podemos.
En este proceso yo no voy a dedicar ni cinco segundos a discutir a través de entrevistas con medios de comunicación con mis compañeros. Quienes estuvieron en ese episodio conocen mi opinión, y por ahí la van a conocer.
¿Por qué no aceptó la rotación de cargos como representante de Podemos en el Senado?
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios. Lo que se planteó por parte de José Manuel López (portavoz de Podemos en la Asamblea) fue que los cargos de la dirección y el senador designado por la misma duraban un año. Esto fue una decisión personal de López. Y cuando llegó el momento de renovarlos, se votó y una parte de la dirección repitió, y otra no. Y yo repetí como senador porque me votaron. Por cierto, no hubo más candidatos al Senado.
¿La persona que salga elegida como secretario general debería ser el portavoz de Podemos en la Asamblea si es diputado o diputada?
No necesariamente.
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios
¿Cuáles son las líneas fundamentales de su candidatura a liderar Podemos Comunidad de Madrid?
Planteamos la necesidad de recuperar el rumbo político. Creemos que teníamos una herramienta para irrumpir en el escenario electoral a escala estatal y no teníamos plan para el día siguiente. Eso pasa por tener una estrategia de implantación social y territorial, dotando a los círculos de autonomía política para intervenir en los barrios y en los pueblos. Y eso pasa por autonomía política y por herramientas de financiación, de formación y de coordinación con los consejos ciudadanos. Y necesitamos un modelo de vertebración territorial que ayude a coordinar círculos y consejos ciudadanos y que nos ayude a tener espacios de encuentro con lo que han sido las candidaturas de unidad popular, con las candidaturas municipalistas. Podemos no agota el espacio político del cambio en la Comunidad de Madrid. No ha sucedido. Hay más actores. Con ellos tenemos que trabajar para generar la herramienta de cambio en 2019. Nosotros apostamos no por Podemos, sino por el espacio político del cambio en Madrid, que incluye más actores sociales y políticos.
Y, por último, vamos a hacer una apuesta no por generar un documento de igualdad, sino por el feminismo en Podemos. No hemos tocado la estructura de dirección del partido pero sí que nos comprometemos a que haya una secretaría, una persona en la ejecutiva, que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización. Que haya una vigilancia feminista sobre el funcionamiento de la organización.
¿Un comisario de igualdad?
No un comisariado desde la secretaría, sino una vigilancia para que la organización no solo sea feminista en el discurso, sino también de puertas para dentro. Queremos formas de relacionarnos que tengan que ver con lo que el feminismo ha aportado en la sociedad en los últimos años. Como formas de relación menos jerárquicas, menos competitivas… Vamos a tratar de trabajar por ahí.
¿Como la Comisión de Respeto del 15M?
Sí, bueno, somos otra forma de organización, pero tiene ese sentido.
Nos comprometemos a que haya una secretaría que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización
Está hablando de municipalismo. ¿En qué medida va a afectar a Ahora Madrid que se imponga una lista u otra en Podemos?
Hay una cosa muy buena. Como hemos abierto el melón en los documentos, se va a discutir antes de saber qué lista lo va a ejecutar. Vamos a apostar por el espacio político del cambio, constituido por actores políticos y sociales que se han entendido para generar candidaturas municipales en toda la región. No sólo en Ahora Madrid, sino en toda la Comunidad. Toda esa gente es la gente del cambio y con toda esa gente habrá que componer las alternativas sociales, culturales y políticas para 2019.
Hablaba de que las instituciones le han sentado mal a Podemos, que no ha ayudado para nada el calendario electoral continuo en España en el último año. En la Asamblea de Madrid, más allá de una cuestión orgánica de partido, ¿también le han sentado mal las instituciones? ¿Cree que Podemos está cumpliendo el papel que se le encomendó hace más de un año en las elecciones autonómicas?
Con total honestidad, creo que en la Asamblea de Madrid hay un excelente grupo de diputados de Podemos. Creo que, aparte de la cuestión ideológica, con diferencia es la gente que mejor trabaja. Hay un grupo de diputados excelente, pero con un problema estructural: no teníamos hoja de ruta para el día después de las elecciones. Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición. Además, de la oposición siendo los terceros, por detrás del PSOE. No es que fuéramos optimistas, es que teníamos un programa de irrupción en las instituciones. Creo que esto lo entiende la gente, y hay que ser honestos: no estábamos preparados.
¿Qué echa de menos en esa hoja de ruta?
Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición
Por ejemplo, creo que en Podemos en muchos casos las estrategias de comunicación atienden mucho a las redes sociales y su impacto, y a 'ir a la tele’. Pero tenemos poco desarrolladas las estrategias de baja intensidad: cómo conviertes a cada uno de los diputados en un referente territorial y sectorial, cómo haces para que se conozca al que lleva cada uno de los temas. Para tener una estrategia a tres años y llegar a 2019 con tus diputados convertidos en referentes territoriales y sectoriales. La clave no es que cada uno tenga 100.000 seguidores en Twitter, sino que los 10.000 que tiene sean los que tienen que ser. Eso es una dinámica de cómo ha crecido Podemos y hay que meterle mano.
En pocas palabras, currarse a la gente.
Es desarrollar un Podemos que esté pensado para tener implantación social y territorial y que los parlamentarios estén a su servicio. Que los parlamentos sean una herramienta dentro de una caja de herramientas que es Podemos, que es más grande, y que no vayan un poco a su bola.
¿A Podemos le falta calle?
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad. Uno de los problemas fundamentales y una de las tareas históricas de nuestro tiempo, que es lo que conecta con el 15M, es la politización de los problemas cotidianos y la posibilidad de que la dinámica de este ciclo histórico de individualismo y aislamiento se rompa, construyendo comunidad. Esa es una de las tareas históricas en la que estamos más retrasados y tenemos que tomárnoslo muy serio.
La construcción de un sujeto político individualista y consumista en un mundo capitalista lleva formándose muchas décadas, ¿se puede politizar a la gente en tres años?
Nosotros no veníamos aquí a ser un relevo de élites, sino a transformar a la sociedad y para ello hay que revertir el proceso de convertir a los ciudadanos en individuos posesivos.
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad
En cuanto a las formas para conseguirlo, ¿prefiere rock and roll, 'meter miedo', que comentaba Pablo Iglesias, o un pop más 'modosito', como pudiera llevar Errejón?
Yo tengo mis formas, y cada uno tiene las suyas. Lo que es fundamental es que seamos capaces de contrapesar liderazgos. En un momento en el que ya no somos dependientes de Pablo para tener imagen pública necesitamos tener muchas caras y que esas caras tengan diferentes perfiles. La cuestión de Podemos no es una cuestión de tono. Carolina Bescansa es una portavoz que me gusta mucho y transmite mucha solvencia, y Rafa Mayoral es un portavoz mucho más épico que también me gusta mucho.
Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE
Si la pregunta era si a Podemos le ha faltado conexión con la gente y le ha sobrado amabilidad con otras fuerzas políticas en los últimos meses, creo que sí. Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE. No es verdad. Nosotros le queremos ganar las elecciones. Otra cosa es que seamos capaces de llegar a acuerdos con ellos, que claro que somos capaces. Pero veníamos a ganarles, no veníamos a tenderles la mano.
En Podemos alardean de que es un orgullo poder debatir de todo abiertamente, pero un tema tabú, porque estrictamente no se ha llegado a producir, es el cuestionamiento de Pablo Iglesias como líder. No sé si considera este proceso, que muchos han reconocido como una lucha de poder, como la antesala a este cuestionamiento.
Es perfectamente legítimo. Quien quiera cuestionar el liderazgo de Pablo que se atreva. Que lo plantee en positivo y diga quién puede ser su relevo. En mi opinión, no lo hay. Creo que Podemos es una herramienta política que por su propia configuración es todavía hoy dependiente de la imagen de Pablo. Creo que hay que tender a que nadie sea imprescindible, pero Pablo Iglesias hoy en día es imprescindible. Pero si hay alguien que tiene la idea de que no lo es, es legítimo y se puede discutir. Pero si nadie lo ha planeado, por algo será. Podemos es un lugar donde se discute de todo y si nadie lo ha planteado, será que funciona.
¿Pero cree que puede cuestionarse en caso de ganar otra candidatura?
Creo que hay que ser muy escrupulosos y hacer un esfuerzo grande por no construir jamás el pablismo en Podemos. Eso no existe y no tiene que existir. Pablo es el secretario general de Podemos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.10.12 20:38 pdpirri POR UNA MAREA ANDALUZA: Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía

FIRMA DEL MANIFIESTO: http://porunamareaandaluza.info/firma/ Aqui os dejo la web para informeis y estampeis vuestra firma de apoyo. II ASAMBLEA CIUDADANA DE PODEMOS ANDALUCÍA Por una marea andaluza: mil pies en las calles.
El 10 de febrero de 2016 el pleno del Parlamento rechazó la toma en consideración de una ley que el Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía había presentado, adaptando al marco competencial andaluz la Ley de Emergencia Habitacional y Pobreza Energética que el Parlamento de Cataluña había aprobado por unanimidad en julio de 2015.
Se trataba de una Iniciativa Legislativa Popular de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Uno de los ponentes de la ILP intervino en la cámara catalana con el corazón en la garganta. Utilizó una frase que resume muy bien el proceso de lucha y resistencia que, a veces en grandes plazas y a veces en pequeños hogares, había protagonizado la ciudadanía, víctima inocente de la crisis y de la agresividad de los gobiernos. Y dijo: “hemos conquistado nuestros derechos, hemos desobedecido leyes injustas y hoy estamos aquí para cambiarlas”. La esencia, el leitmotiv, la génesis del Podemos más genuino.
Siete meses después, sometiéndose a consideración la misma Ley, los mismos grupos políticos (PP, PSOE y C’s) deciden en una votación no admitirla siquiera a trámite en Andalucía. ¿Qué ha cambiado en esos siete meses? Lo que ha cambiado es el tipo de trabajo de las fuerzas del cambio. El haber pasado de la ilusión social de que sólo la expresión colectiva de la indignación en las plazas cambiaría las cosas, a la ilusión institucional de que sólo ocupando escaños en las cámaras legislativas y consistoriales podríamos cambiar la realidad, de que lo que “tocaba ahora” era presentarse a las elecciones, hacer mociones y abandonar las calles.
Echamos de menos el rumor de las olas del mar. De ese mar de fondo que había agitado un temporal de olas de dignidad en aquel mayo de 2011 en todas las plazas de pueblos y ciudades de Andalucía, y de España, y de Atenas, y de Nueva York. Y antes de Túnez y El Cairo.
Las Setas, El Carmen, El Palillero, La Constitución, la Plaza del Educador, la Plaza de las Monjas, El Bulevar. Es aquella MAREA, la que necesitamos invocar. Porque frente a ella, frente a la PAH que no ocupaba entonces ningún escaño en la cámara catalana, ningún diputado o diputada se atrevió siquiera a pensar en la posibilidad de votar en contra aquel día de julio.
Podemos discurre por un camino con dos desfiladeros de impotencia: la nostalgia y la domesticación. La construcción del espacio seguro de las identidades como habitaciones cerradas y la insignificancia del runrún parlamentario, de la mímesis con la moqueta. Atravesar cada mañana el dintel de “absténganse los impuros” o elegir la puerta que dice “abandone aquí toda esperanza”.
Nosotras y nosotros aspiramos a construir un partido movimiento, no un partido sello electoral, no un partido gabinete de prensa. Un partido movimiento. Esto no consiste en elegir entre la calle y la institución, entre los movimientos sociales ya existentes o crear nuevos espacios de apoyo mutuo (la PAH era un poco ambas cosas), entre el discurso respetable que a todos guste y la irreverencia (¿ha existido algo más trasversal que la PAH, de nuevo?) Se trata de construir un nuevo sentido común haciendo crujir viejos consensos. Se trata de generar experiencias que politicen y abran espacio, no sólo de ocupar el existente. Se trata de ser útiles haciendo crecer la conciencia que sólo se adquiere cuando las victorias se conquistan con nuestras propias manos. Porque tenemos la certeza de que lo que se gana sin lucha se pierde sin resistencia.
En Andalucía sabemos lo que es cambiar el rumbo de la historia en las calles. El 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz, armado con las banderas clandestinas que cosieron las abuelas enarboladas en palos de escoba, salió masivamente a las calles a reivindicarse como sujeto con derechos, a conquistar el futuro de sus hijos y de sus nietas. Salió para sintetizar en la palabra “Autonomía” todo un campo semántico de derechos y libertades similares al más cercano en el tiempo “Pan, trabajo, techo y dignidad”. Sin embargo, después de casi 40 años, el PSOE de Andalucía se empeña sistemáticamente en borrar el recuerdo de aquella hazaña, en reescribir la historia y el significado de aquel proceso en dos direcciones: tratando de arrojar la bandera de Andalucía como una piedra contra el deseo de decidir por sí mismos de otros pueblos y diciéndonos cada día que las cosas no pueden ir mejor a pesar de que nuestros hijos e hijas tengan que volver a hacer las maletas como hicieron nuestras madres y nuestros abuelos.
Con la realidad de las cifras de desempleo, precariedad, riesgo de exclusión social, desigualdad social, sexual y racial, depredación del medio natural, raquitismo, dependencia y subalternidad en nuestro modelo económico, recortes en nuestros servicios públicos, pasividad de las administraciones ante los abusos laborales y los fraudes de las grandes empresas para apropiarse de lo que es nuestro, podemos hacer dos cosas: trabajar en que despierte y salga a la luz el conflicto real que viven millones de andaluces y andaluzas en su día a día o adormecerlo con el cloroformo de las instituciones del régimen y enquistarlo y naturalizarlo definitivamente en el corazón y la conciencia del pueblo.
Andalucía necesita extraer lecciones de los procesos políticos que han tratado de constituir lógicas disruptivas con el neoliberalismo. A la vista de la experiencia griega ya no debe quedar duda de que no hay salida a la austeridad en el Sur de Europa que no suponga hacer una reflexión profunda sobre los límites de esta Unión Europea y del Euro tal como lo conocemos. Si de verdad queremos ganar en el sentido integral del término, ganar para vivir mejor, se necesita al menos poner en tensión y confrontar esta arquitectura europea que sólo sirve a una minoría. Una de las primeras lecciones de Grecia es la necesidad imperiosa de tener un plan, de anticiparnos. Los debates sobre la banca, la democratización de la gestión de los recursos, la deuda, el Euro, sobre cómo combatir el TTIP y sus homónimos, sobre la construcción de un movimiento popular auto organizado y consciente, etc., no son debates académicos, deben incorporarse a nuestras discusiones estratégicas y nuestras tareas diarias para salir del permanente coyunturalismo de lo inmediato, de lo mediático, de lo meramente electoral.
Una organización andaluza, autónoma, de base asamblearia, feminista, ecologista, defensora de los derechos de los animales, municipalista, que tiende la mano a las personas refugiadas y defiende los Derechos Humanos, contraria a la conversión de las personas en herramientas objeto de explotación y precariedad y de la transformación del sostenimiento de la vida en una mercancía o en una cadena precaria que ata perpetuamente a las mujeres con su trabajo invisible e impagado, un partido que fomenta la auto organización de la gente en su seno y en la sociedad, atenta permanentemente a las reivindicaciones de los movimientos sociales, que construye el cambio dando luz sobre los conflictos y alimentando las soluciones colectivas, necesita tener la mínima coherencia de reproducir en su seno, en su forma de hacer, la sociedad que quiere construir. En ese sentido necesitamos transitar de una organización meramente plebiscitaria –en la que a las preguntas se ofrecen siempre respuestas cerradas- a una organización en la que todos y todas las que se esfuerzan por construirla cada día, desde el lugar en el que viven, tengan el derecho de plantear las preguntas y construir colectivamente las respuestas. Y esto no es sólo un mandato democrático de principios. En una Andalucía de ciudades y comarcas, o conectamos el esfuerzo colectivo de cientos de círculos, candidaturas municipalistas e iniciativas sociales unitarias y plurales o las posibilidades de éxito se reducirán aceleradamente. El modelo organizativo nacido de Vistalegre y de la gestión de su aplicación necesita un cambio profundo. Necesitamos estructuras locales, comarcales y autonómicas fuertemente controladas por las bases de Podemos Andalucía. Necesitamos acabar con la lógica de autonomización de los órganos de dirección que por la vía de los hechos en no pocas ocasiones no rinden cuentas ante ninguna asamblea. Por otra parte somos conscientes de lo solos que han estado nuestros círculos, concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas que necesitan del abrigo de una organización que les facilite cada día su trabajo diligentemente. Tenemos que construir de manera inminente mecanismos para la colaboración, el apoyo, la asistencia y el reconocimiento político de todas las candidaturas municipalistas que quieran converger con nosotros y nosotras. Echar raíces, desde abajo, siendo miles y no un grupo reducido de caras visibles, es la única forma de mirar al poder a los ojos sin miedo de que nos asimile o nos haga pedazos, sin miedo de que nos envuelva o nos golpee. Así somos más fuertes, sólo así podemos ganar Andalucía.
Nos sentimos depositarios de una herencia tejida con un hilo verde y blanco. Andalucía es nuestra matria, una comunidad que encuentra su sentido en el cuidado de sus componentes, en la identidad compartida hacia adentro y en la solidaridad con otras comunidades. Una matria que pone en el centro la defensa de la vida. De la misma manera que conquistamos la Autonomía y el estatus de comunidad histórica, contra todo pronóstico, necesitamos también una organización andaluza federable en el seno del proyecto estatal de Podemos. Creemos imperativo transitar hacia un modelo descentralizado donde Andalucía pueda decidir por sí misma sus ritmos y sus destinos conforme a su realidad. No sólo por una cuestión histórica, identitaria y democrática sino porque estamos convencidas y convencidos de que sólo así podremos salir de las lógicas de subalternización históricas a las que Andalucía ha sido sometida y calibrar nuestro partido para que sea la herramienta más precisa de mejora de la vida de nuestra gente. Para nosotros y nosotras el partido no es un fin en sí mismo, en ese sentido aspiramos a poner el proyecto generosamente a disposición de todo lo que construya lógicas emancipatorias en Andalucía. No queremos ser las representantes de un partido “en” Andalucía, sino andaluces y andaluzas que construimos Andalucía y construimos Podemos desde el lugar en el que respiramos y nos sentimos, desde el lugar, no solo geográfico, desde el que vemos el mundo y la vida.
Y por último, una organización que se pretenda de protagonismo popular y ciudadano como rezaba nuestra primera consigna en el Teatro del Barrio aquel 17 de enero de 2014, tiene que estar atravesada por una estricta ética plebeya. Asumimos temporalmente la representación del conflicto social en la medida en que lo vivamos día a día. Cualquier camino hacia la profesionalización de nuestros cargos públicos u orgánicos, cualquier camino hacia la aceptación de privilegios de cualquier índole a quienes se ofrecen de manera voluntaria para ponerse al frente es un paso atrás en la construcción de la sociedad igualitaria, justa y feliz que llevamos en nuestros corazones. Necesitamos sustituir la lógica de la burocracia por la lógica de la militancia o acabaremos pareciéndonos a aquellos a los que combatimos. Asimismo necesitamos transitar hacia una organización de liderazgos compartidos y plurales que tenga muchas voces porque ninguna sea imprescindible y todas sean necesarias. Ello nos hará más fuertes, menos dependientes de los errores y de los aciertos personales para el aprovechamiento de la enorme potencialidad de la inteligencia y los afectos colectivos.
Por ello, llegados a este punto desde el día de hoy la iniciativa “Por una Marea Andaluza” dará comienzo a un proceso de asambleas por provincia entre quienes se adhieran a este manifiesto porque compartan sus tesis. Asambleas en las que debatiremos sobre todo y construiremos nuestra línea política y nuestra visión organizativa. Este será el punto de partida para acabar en una asamblea andaluza de la iniciativa el 22 de octubre en la que pongamos en común todas las aportaciones provinciales y sectoriales y construiremos nuestros documentos para la II Asamblea Ciudadana de Podemos. Asimismo, la lista que se vinculará a este manifiesto incluirá a personas elegidas directamente en las asambleas provinciales de la iniciativa.
Queremos crear una marea. Y una marea la constituyen miles de olas. Y cada ola está compuesta por miles de gotas de mar que tienen como sentido decidir el rumbo de nuestra Marea Andaluza.
Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.
En Andalucía, a 30 de septiembre de 2016
submitted by pdpirri to PlazaUtrera [link] [comments]


2016.10.12 20:28 pdpirri POR UNA MAREA ANDALUZA: Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.

FIRMA DEL MANIFIESTO: http://porunamareaandaluza.info/firma/ Aqui os dejo la web para informeis y estampeis vuestra firma de apoyo. II ASAMBLEA CIUDADANA DE PODEMOS ANDALUCÍA Por una marea andaluza: mil pies en las calles.
El 10 de febrero de 2016 el pleno del Parlamento rechazó la toma en consideración de una ley que el Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía había presentado, adaptando al marco competencial andaluz la Ley de Emergencia Habitacional y Pobreza Energética que el Parlamento de Cataluña había aprobado por unanimidad en julio de 2015.
Se trataba de una Iniciativa Legislativa Popular de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Uno de los ponentes de la ILP intervino en la cámara catalana con el corazón en la garganta. Utilizó una frase que resume muy bien el proceso de lucha y resistencia que, a veces en grandes plazas y a veces en pequeños hogares, había protagonizado la ciudadanía, víctima inocente de la crisis y de la agresividad de los gobiernos. Y dijo: “hemos conquistado nuestros derechos, hemos desobedecido leyes injustas y hoy estamos aquí para cambiarlas”. La esencia, el leitmotiv, la génesis del Podemos más genuino.
Siete meses después, sometiéndose a consideración la misma Ley, los mismos grupos políticos (PP, PSOE y C’s) deciden en una votación no admitirla siquiera a trámite en Andalucía. ¿Qué ha cambiado en esos siete meses? Lo que ha cambiado es el tipo de trabajo de las fuerzas del cambio. El haber pasado de la ilusión social de que sólo la expresión colectiva de la indignación en las plazas cambiaría las cosas, a la ilusión institucional de que sólo ocupando escaños en las cámaras legislativas y consistoriales podríamos cambiar la realidad, de que lo que “tocaba ahora” era presentarse a las elecciones, hacer mociones y abandonar las calles.
Echamos de menos el rumor de las olas del mar. De ese mar de fondo que había agitado un temporal de olas de dignidad en aquel mayo de 2011 en todas las plazas de pueblos y ciudades de Andalucía, y de España, y de Atenas, y de Nueva York. Y antes de Túnez y El Cairo.
Las Setas, El Carmen, El Palillero, La Constitución, la Plaza del Educador, la Plaza de las Monjas, El Bulevar. Es aquella MAREA, la que necesitamos invocar. Porque frente a ella, frente a la PAH que no ocupaba entonces ningún escaño en la cámara catalana, ningún diputado o diputada se atrevió siquiera a pensar en la posibilidad de votar en contra aquel día de julio.
Podemos discurre por un camino con dos desfiladeros de impotencia: la nostalgia y la domesticación. La construcción del espacio seguro de las identidades como habitaciones cerradas y la insignificancia del runrún parlamentario, de la mímesis con la moqueta. Atravesar cada mañana el dintel de “absténganse los impuros” o elegir la puerta que dice “abandone aquí toda esperanza”.
Nosotras y nosotros aspiramos a construir un partido movimiento, no un partido sello electoral, no un partido gabinete de prensa. Un partido movimiento. Esto no consiste en elegir entre la calle y la institución, entre los movimientos sociales ya existentes o crear nuevos espacios de apoyo mutuo (la PAH era un poco ambas cosas), entre el discurso respetable que a todos guste y la irreverencia (¿ha existido algo más trasversal que la PAH, de nuevo?) Se trata de construir un nuevo sentido común haciendo crujir viejos consensos. Se trata de generar experiencias que politicen y abran espacio, no sólo de ocupar el existente. Se trata de ser útiles haciendo crecer la conciencia que sólo se adquiere cuando las victorias se conquistan con nuestras propias manos. Porque tenemos la certeza de que lo que se gana sin lucha se pierde sin resistencia.
En Andalucía sabemos lo que es cambiar el rumbo de la historia en las calles. El 4 de diciembre de 1977 el pueblo andaluz, armado con las banderas clandestinas que cosieron las abuelas enarboladas en palos de escoba, salió masivamente a las calles a reivindicarse como sujeto con derechos, a conquistar el futuro de sus hijos y de sus nietas. Salió para sintetizar en la palabra “Autonomía” todo un campo semántico de derechos y libertades similares al más cercano en el tiempo “Pan, trabajo, techo y dignidad”. Sin embargo, después de casi 40 años, el PSOE de Andalucía se empeña sistemáticamente en borrar el recuerdo de aquella hazaña, en reescribir la historia y el significado de aquel proceso en dos direcciones: tratando de arrojar la bandera de Andalucía como una piedra contra el deseo de decidir por sí mismos de otros pueblos y diciéndonos cada día que las cosas no pueden ir mejor a pesar de que nuestros hijos e hijas tengan que volver a hacer las maletas como hicieron nuestras madres y nuestros abuelos.
Con la realidad de las cifras de desempleo, precariedad, riesgo de exclusión social, desigualdad social, sexual y racial, depredación del medio natural, raquitismo, dependencia y subalternidad en nuestro modelo económico, recortes en nuestros servicios públicos, pasividad de las administraciones ante los abusos laborales y los fraudes de las grandes empresas para apropiarse de lo que es nuestro, podemos hacer dos cosas: trabajar en que despierte y salga a la luz el conflicto real que viven millones de andaluces y andaluzas en su día a día o adormecerlo con el cloroformo de las instituciones del régimen y enquistarlo y naturalizarlo definitivamente en el corazón y la conciencia del pueblo.
Andalucía necesita extraer lecciones de los procesos políticos que han tratado de constituir lógicas disruptivas con el neoliberalismo. A la vista de la experiencia griega ya no debe quedar duda de que no hay salida a la austeridad en el Sur de Europa que no suponga hacer una reflexión profunda sobre los límites de esta Unión Europea y del Euro tal como lo conocemos. Si de verdad queremos ganar en el sentido integral del término, ganar para vivir mejor, se necesita al menos poner en tensión y confrontar esta arquitectura europea que sólo sirve a una minoría. Una de las primeras lecciones de Grecia es la necesidad imperiosa de tener un plan, de anticiparnos. Los debates sobre la banca, la democratización de la gestión de los recursos, la deuda, el Euro, sobre cómo combatir el TTIP y sus homónimos, sobre la construcción de un movimiento popular auto organizado y consciente, etc., no son debates académicos, deben incorporarse a nuestras discusiones estratégicas y nuestras tareas diarias para salir del permanente coyunturalismo de lo inmediato, de lo mediático, de lo meramente electoral.
Una organización andaluza, autónoma, de base asamblearia, feminista, ecologista, defensora de los derechos de los animales, municipalista, que tiende la mano a las personas refugiadas y defiende los Derechos Humanos, contraria a la conversión de las personas en herramientas objeto de explotación y precariedad y de la transformación del sostenimiento de la vida en una mercancía o en una cadena precaria que ata perpetuamente a las mujeres con su trabajo invisible e impagado, un partido que fomenta la auto organización de la gente en su seno y en la sociedad, atenta permanentemente a las reivindicaciones de los movimientos sociales, que construye el cambio dando luz sobre los conflictos y alimentando las soluciones colectivas, necesita tener la mínima coherencia de reproducir en su seno, en su forma de hacer, la sociedad que quiere construir. En ese sentido necesitamos transitar de una organización meramente plebiscitaria –en la que a las preguntas se ofrecen siempre respuestas cerradas- a una organización en la que todos y todas las que se esfuerzan por construirla cada día, desde el lugar en el que viven, tengan el derecho de plantear las preguntas y construir colectivamente las respuestas. Y esto no es sólo un mandato democrático de principios. En una Andalucía de ciudades y comarcas, o conectamos el esfuerzo colectivo de cientos de círculos, candidaturas municipalistas e iniciativas sociales unitarias y plurales o las posibilidades de éxito se reducirán aceleradamente. El modelo organizativo nacido de Vistalegre y de la gestión de su aplicación necesita un cambio profundo. Necesitamos estructuras locales, comarcales y autonómicas fuertemente controladas por las bases de Podemos Andalucía. Necesitamos acabar con la lógica de autonomización de los órganos de dirección que por la vía de los hechos en no pocas ocasiones no rinden cuentas ante ninguna asamblea. Por otra parte somos conscientes de lo solos que han estado nuestros círculos, concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas que necesitan del abrigo de una organización que les facilite cada día su trabajo diligentemente. Tenemos que construir de manera inminente mecanismos para la colaboración, el apoyo, la asistencia y el reconocimiento político de todas las candidaturas municipalistas que quieran converger con nosotros y nosotras. Echar raíces, desde abajo, siendo miles y no un grupo reducido de caras visibles, es la única forma de mirar al poder a los ojos sin miedo de que nos asimile o nos haga pedazos, sin miedo de que nos envuelva o nos golpee. Así somos más fuertes, sólo así podemos ganar Andalucía.
Nos sentimos depositarios de una herencia tejida con un hilo verde y blanco. Andalucía es nuestra matria, una comunidad que encuentra su sentido en el cuidado de sus componentes, en la identidad compartida hacia adentro y en la solidaridad con otras comunidades. Una matria que pone en el centro la defensa de la vida. De la misma manera que conquistamos la Autonomía y el estatus de comunidad histórica, contra todo pronóstico, necesitamos también una organización andaluza federable en el seno del proyecto estatal de Podemos. Creemos imperativo transitar hacia un modelo descentralizado donde Andalucía pueda decidir por sí misma sus ritmos y sus destinos conforme a su realidad. No sólo por una cuestión histórica, identitaria y democrática sino porque estamos convencidas y convencidos de que sólo así podremos salir de las lógicas de subalternización históricas a las que Andalucía ha sido sometida y calibrar nuestro partido para que sea la herramienta más precisa de mejora de la vida de nuestra gente. Para nosotros y nosotras el partido no es un fin en sí mismo, en ese sentido aspiramos a poner el proyecto generosamente a disposición de todo lo que construya lógicas emancipatorias en Andalucía. No queremos ser las representantes de un partido “en” Andalucía, sino andaluces y andaluzas que construimos Andalucía y construimos Podemos desde el lugar en el que respiramos y nos sentimos, desde el lugar, no solo geográfico, desde el que vemos el mundo y la vida.
Y por último, una organización que se pretenda de protagonismo popular y ciudadano como rezaba nuestra primera consigna en el Teatro del Barrio aquel 17 de enero de 2014, tiene que estar atravesada por una estricta ética plebeya. Asumimos temporalmente la representación del conflicto social en la medida en que lo vivamos día a día. Cualquier camino hacia la profesionalización de nuestros cargos públicos u orgánicos, cualquier camino hacia la aceptación de privilegios de cualquier índole a quienes se ofrecen de manera voluntaria para ponerse al frente es un paso atrás en la construcción de la sociedad igualitaria, justa y feliz que llevamos en nuestros corazones. Necesitamos sustituir la lógica de la burocracia por la lógica de la militancia o acabaremos pareciéndonos a aquellos a los que combatimos. Asimismo necesitamos transitar hacia una organización de liderazgos compartidos y plurales que tenga muchas voces porque ninguna sea imprescindible y todas sean necesarias. Ello nos hará más fuertes, menos dependientes de los errores y de los aciertos personales para el aprovechamiento de la enorme potencialidad de la inteligencia y los afectos colectivos.
Por ello, llegados a este punto desde el día de hoy la iniciativa “Por una Marea Andaluza” dará comienzo a un proceso de asambleas por provincia entre quienes se adhieran a este manifiesto porque compartan sus tesis. Asambleas en las que debatiremos sobre todo y construiremos nuestra línea política y nuestra visión organizativa. Este será el punto de partida para acabar en una asamblea andaluza de la iniciativa el 22 de octubre en la que pongamos en común todas las aportaciones provinciales y sectoriales y construiremos nuestros documentos para la II Asamblea Ciudadana de Podemos. Asimismo, la lista que se vinculará a este manifiesto incluirá a personas elegidas directamente en las asambleas provinciales de la iniciativa.
Queremos crear una marea. Y una marea la constituyen miles de olas. Y cada ola está compuesta por miles de gotas de mar que tienen como sentido decidir el rumbo de nuestra Marea Andaluza.
Un pie en las instituciones, mil pies en las calles, dijimos tantas veces. Pusimos un pie en las instituciones, toca poner los mil pies en las calles, las plazas, los pueblos y los barrios de Andalucía.
En Andalucía, a 30 de septiembre de 2016
submitted by pdpirri to PlazaAndalucia [link] [comments]


2016.04.30 08:32 EDUARDOMOLINA El 15M y la revolución intuida. Las feministas encontramos en el 15M un espacio político unitario, que creaba y recreaba una idea de la revolución que se intuía feminista. Elba Mansilla.

https://www.diagonalperiodico.net/la-plaza/30019-15m-y-la-revolucion-intuida.HTML
"Han pasado cinco años desde que una compañera tomó la palabra en la Plaça de Catalunya de Barcelona para reflexionar sobre la necesidad de descentrar la crítica al capitalismo financiero global de 'los mercados', para incluir en los análisis el trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados. Aquella intervención tuvo inmediato efecto llamada y puso la primera piedra para que se formara el espacio que se bautizó como 'Feministes Indig­nades'.
La asamblea de indignadas de Barcelona no sólo fue un espacio abierto a las aportaciones discursivas con perspectiva feminista. Fue también un instrumento para facilitar la visibilidad de mujeres, lesbianas y trans en el 15M. Y fue, para muchas, un espacio de confianza y seguridad desde el cual ocupar la plaza, dotarnos de capacidad de agencia desde la diversidad, tomar la palabra y practicar la escucha activa y el lenguaje inclusivo.
Las feministas encontramos en el 15M un espacio político unitario, que creaba y recreaba una idea de la revolución que se intuía feminista. Una revolución entendida como proceso emancipador que se centraba no sólo en el contenido y los objetivos, sino también en la forma y los medios.
Han pasado casi cinco años de la ocupación de plazas, y las feministas continuamos haciendo camino. Algunas formando parte activa de las candidaturas ciudadanas que decidieron apostar por el abordaje institucional. Otras, desde otros lugares, en una estrategia integral que combina la incidencia en la institución con la movilización en la calle y la investigación académica.
Aprendimos a aceptar la diversidad de formas de acción y sensibilidades como rasgo distintivo de los feminismos
Sea donde sea que decidamos poner nuestras energías, las femi­nistas estamos presentes en muchísimas­ esferas, haciendo transformación social a nivel macro y micro político, la mayoría de las veces sin excesivo reconocimiento, dando ejemplo de pluralidad y practicando la unidad de acción en ámbitos como el derecho a la salud sexual y reproductiva, o el terrorismo machista.
A modo de ejemplo, y para poner en contexto, revisaremos algunas experiencias que bajo el paraguas común de la crítica feminista a la economía, despliegan diversas formas de acción, dentro y fuera de la institución.
En octubre de 2014 se llevó a cabo la jornada de lucha Vaga de totes, que proponía desbordar los patrones clásicos androcéntricos de la huelga centrada en la economía productiva, haciéndola extensiva a todas las personas y trabajos.
Poco después se celebró la Feria de Economía Feminista, un evento que quería dar continuidad a los debates, reflexiones y espacios de apoyo mutuo y relación iniciados en las plazas. Asimismo, los espacios vinculados a la Economía Social y Soli­daria también se contagiaron de feminismo.
La Comisión de Econo­mías Feministas de la Xar­xa d’Eco­nomia Solidària abrió en 2013 un espacio para la reflexión en el marco de la Feria FESC. Las ediciones siguientes no sólo mantuvieron el eje de género: la edición de 2015 estuvo dedicada de hecho a la sostenibilidad de la vida. Un proceso de contagio y transversalización feminista que no sólo se ha producido en Catalunya, sino tam­bién en An­dalucía, Aragón y Euskal Herria, con la creación de comisiones en las redes de economía al­ternativa y so­lidaria y en los nodos territoriales de Coop 57.
Además de la calle y los espacios autónomos de organización, el compromiso de algunos sectores de la academia se escenificó en julio de 2015 en el V Congreso Estatal Econo­mía Feminista. Allí se reunieron más de 400 personas provenientes del mundo universitario y el activismo para dibujar modelos alternativos en base a lógicas, paradigmas y valores transformadores. Y, al mismo tiempo, para analizar el impacto específico de la crisis económica sobre las mujeres.
Las aportaciones se incorporarían finalmente al programa de Barcelo­na En Comú que, mediante la Regi­doria de Ciclos de Vida, Feminismos y LGTBI, ha abierto un grupo de trabajo para diseñar una estrategia contra la feminización de la pobreza, y una línea de acción en el ámbito de la economía de los cuidados.
En las plazas aprendimos a aceptar y reconocer la diversidad de sensibilidades y formas de acción como rasgo distintivo de los feminismos. Y desde el reconocimiento y el respeto a esta diversidad aprendimos a construir, aquí y ahora, la otra política que aprendimos en el 15M. Unas prácticas y formas de articulación feministas que podrían –y deberían– devenir referenciales."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.03.31 10:02 EDUARDOMOLINA "El Partido Socialista francés es la mayor vergüenza de la socialdemocracia europea".- Pablo Lapuente Tiana.- ctxt.es

http://ctxt.es/es/20160330/Politica/5086/Feminismo-Socialdemocracia-Partido-Socialista-frances-de-Haas-reforma-laboral-Hollande-Internacional-Europa.htm
"Caroline de Haas (1980), mediática militante feminista, comenzó su actividad en los sindicatos universitarios, en la Unión Nacional de Estudiantes de Francia (UNEF), cuya Secretaría General ocupó desde 2006 hasta 2009, pero fue como portavoz de la asociación Osez le féminisme! cuando se dio a conocer en los debates televisivos. Paralelamente, en un plano más secundario, desarrolló una actividad política ligada al Partido Socialista francés (PS) que la llevó a ser secretaria de prensa de la ministra de Derechos de la mujer Najat Vallaud-Belkacem. En 2014, harta de la deriva conservadora del Gobierno, pegó un portazo tanto a sus responsabilidades en la Administración como a su militancia en el PS, sumándose a la lista de figuras críticas de la izquierda que piden un proceso abierto de primarias de cara a las presidenciales de 2017. Ha impulsado la petición contra la reforma laboral de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, y ha estado a la cabeza de las primeras llamadas a la movilización. A ella se debe la rápida divulgación de la propuesta de reforma, cuya presentación oficial estaba prevista para el pasado 9 de marzo, pero que ya desde febrero originaba un terremoto social, con casi un millón y medio de firmas, manifestaciones y numerosas huelgas por todo el país pidiendo su retirada inmediata.
En febrero inicia junto a algunos militantes sindicales la petición “Loi travail: non, merci!” y recogen firmas a través de change.org, la petición se vuelve rápidamente viral y, con casi 1.500.000 firmas, logra doblar los récords precedentes en Francia, ¿qué ha pasado?
Creo que el Gobierno no se dio cuenta de que con este proyecto de reforma de la ley laboral estaba tocando la médula de nuestra identidad social. Aquí en Francia, imagino que será parecido en España, cuando conoces a alguien lo primero que preguntas es “¿tú, qué haces en la vida?”, que quiere decir precisamente: “¿cuál es tu trabajo?”. El trabajo es fundamental para construirnos una identidad, aunque sea porque estás en el paro o porque trabajas en malas condiciones. Una reforma como esta, que bombardea la posibilidad de un trabajo digno, que pisotea derechos fundamentales, interpela a todos los trabajadores, incluso al que sea más indiferente. Así fue, desde luego, mi caso. En cuanto leí su borrador publiqué un par de cosas en Twitter, donde no pretendía más que desgranarlo, pues ya por sí solo me parecía suficientemente elocuente. Esos tuits los publiqué a medianoche, justo antes de dormir. Cuál sería mi sorpresa cuando al día siguiente veo que han sido compartidos unas cuatrocientas veces, nunca me había sucedido antes. Me dije que definitivamente yo no era la única que en sentir tal indignación. Ese mismo día estuve leyendo muchísimas reacciones en las redes sociales, de gente que normalmente no aborda jamás problemas políticos, gente de todo tipo, que me hacía pensar que todo esto estaba llegando más lejos que al habitual círculo de militantes. Unas horas más tarde unos amigos y yo decidimos lanzar una petición en change.org pidiendo retirar el proyecto de ley, y sucedió lo que ya sabemos.
¿No piensa que, a un año de las elecciones presidenciales, estas protestas está sacando a la calle algo más que una lucha por los derechos laborales?
Claro, creo que así es. Estos días, en la calle he visto algo así como dos diferentes niveles de enfado: por un lado, uno centrado en el proyecto de ley; por otro, uno que viene de más lejos, de un hartazgo contra el recorrido de los sucesivos gobiernos de estos últimos años. Buena parte de esa gente que está en la calle votó a François Hollande, y lo hizo en muchos casos para que Sarkozy no volviera a ser presidente, ¿y para qué? Para encontrarse con una reforma que ni siquiera Sarkozy se atrevió a llevar en su programa. En la calle la gente está diciendo: “Si votar sólo sirve para esto, ¿para qué hacerlo?”. Es probable que ese sentimiento de decepción vaya a dejar en suspenso la intención de voto de cara a las próximas elecciones presidenciales.
También es remarcable que las redes sociales y los canales de YouTube hayan tenido una importancia decisiva en la movilización de los jóvenes, que se han sentido más interpelados a través de esos espacios que a través de organizaciones tradicionales, como los sindicatos. ¿Estamos encaminándonos hacia una transformación de los espacios de militancia?
Quizás sea así en algunos casos. Probablemente tras estas protestas habrá que hacer una reflexión sobre las limitaciones de la acción de los sindicatos en sectores de la población relativamente desmovilizados y poco presentes en los sindicatos, sobre todo los jóvenes. Habrá que reflexionar sobre cómo unir espacios de movilización que ahora están excesivamente compartimentados, estoy convencida de ello. Sin embargo, no seré yo la que cuestione ahora la labor de los sindicatos, no porque no esté justificado, sino porque en esta batalla, en la que los medios andan deseando que rompamos filas, que comencemos a acuchillarnos entre nosotros por ver quién lidera el movimiento y miserias al uso, prefiero mantener la solidaridad. En todo caso, es indudable que la extensión de la protesta contra la reforma laboral a las redes nos ha permitido darle desde el primer momento una transversalidad que no habría sido posible por los canales más tradicionales de la lucha laboral.
Fue portavoz de la asociación Osez le féminisme!, con la que se propusieron alargar la lucha de las mujeres hacia espacios más amplios en la sociedad, entendiendo que no era posible un feminismo fuerte sin una alianza con los que están fuera del activismo. ¿Podríamos relacionar este planteamiento con la manera en que hoy se está consiguiendo extender la protesta hasta sectores generalmente desmovilizados?
En la forma en que encaro el compromiso militante, la prioridad que me marcó es convencer a la mayor cantidad posible de gente. Cuando iniciamos Osez le féminisme! nuestro objetivo fue que el feminismo fuera mayoritario en Francia, y de algún modo contribuimos a hacerlo posible. Hace un año un sondeo publicaba que el 51% de la población se identificaba con el feminismo. ¿Cómo se pudo lograr esto? La manera de dar la batalla pasó por movernos asiduamente en las redes sociales, ir a los medios cada vez que podíamos, hacer un trabajo que pasaba por divulgar, por ganar presencia en la vida de la gente normal, por hacer ver que el feminismo no es ningún cuerpo extraño, sino algo de puro sentido común. Al mismo tiempo, nunca nos dedicamos a polemizar con otras organizaciones feministas, nunca caímos en la trampa de los medios, que ocasionalmente quisieron vendernos como un grupo opuesto a las organizaciones clásicas tipo MLF (Mouvement de Libération des Femmes). Quisimos no meternos en las típicas discusiones internas que no interesan más allá del medio militante, y paralelamente nos marcamos como objetivo multiplicar lo más posible nuestra presencia mediática. No transformas una sociedad si eres minoritario, si tu discurso circula únicamente dentro de una pequeña sociedad, esto es algo que no hay que perder nunca de vista. Del mismo modo, la petición de firmas por Internet contra la reforma laboral y la labor de divulgación que hemos emprendido han buscado funcionar del mismo modo. Casi un millón y medio de personas han firmado en su contra, eso es lo que teme el Gobierno. Temen la movilización de un montón de gente, de la mayoría de la gente, y no de un pequeño grupo de militantes.
En política económica, la fusión cada vez mayor de la socialdemocracia europea y los partidos conservadores ha impulsado las fuerzas euroescépticas. ¿Se puede pensar desde Francia una alternativa europeísta de izquierdas a la actual UE?
Cuando Valls, Macron y compañía afirman que esta reforma nos armoniza con el resto de Europa tienen razón. Esta Europa ha sido construida como un proyecto neoliberal que ha atacado cada vez más rudamente los derechos de los trabajadores, que ha desregulado las políticas financieras, desprotegido a los ciudadanos frente a los poderes económicos, etc., esto es un hecho. En Europa todo se liberaliza, salvo la libre circulación, claro. El mayor problema, sin embargo, no es que la UE sea neoliberal, eso lo sabemos todos, sino que la socialdemocracia europea no esté en absoluto en contra. Es probable que la mayor vergüenza de la socialdemocracia europea sea el Partido Socialista francés, que tiene entre sus filas individuos que podrían ser intercambiables con cualquier político derechista sin que nadie notase la diferencia. Es evidente que la falta de alternativas, elección tras elección, produce un desencanto cada vez mayor hacia la UE; ahora bien, no sabría qué decirte con respecto al disenso que tienen los partidos franceses de izquierdas sobre Europa. No creo que Francia pudiera salir de la UE por sí sola, como si el embrollo en que nos hemos metido pudiera deshacerse así sin más, aislados. En el caso de que en Europa hubiera un gran proyecto de izquierdas, consolidado en varios países, que permitiera pensar en una verdadera solidaridad para emprender un proyecto político diferente, entonces, claro, me parecería que valdría la pena intentarlo, pero me temo que es una hipótesis bastante alejada de donde estamos ahora.
¿Qué reflexión cree que deberían hacer los partidos de izquierda sobre el ascenso del Front National? ¿Cree que habría que asumir algún tipo de responsabilidad al respecto?
Hace poco estuve en una reunión charlando sobre las elecciones presidenciales de 2017, discutiendo sobre la eventualidad de presentar una lista de izquierdas alternativa al PS, un amigo dijo “nuestro objetivo es impedir que Marine Le Pen llegue a la segunda vuelta de las elecciones”, y a mí eso me hizo pensar que realmente no está en nuestra mano decidir si Le Pen pasará a la segunda vuelta o no. Más bien será François Hollande el responsable, lo será él y las políticas que habrá emprendido, las mismas que han generado un electorado nihilista, dispuesto ahora a votar a ese partido con tal de que todos los Hollande y los Sarkozy de la política se vayan a su casa. No me cabe duda de que, de haber sido valientes y haber estado con su pueblo en vez de con los poderosos, Francia volvería a votar a los socialistas. Creo que las traiciones de Hollande a sus electores reaparecerán en forma de votos a Marine Le Pen.
Ha declarado sentirse incómoda compartiendo con el PS el uso de la izquierda como categoría política. También ha afirmado que ni siquiera Sarkozy llevó la reforma laboral en su programa, y a todo esto, el PS sigue reivindicando su papel hegemónico en el espacio de la izquierda. ¿No cree que en Francia el uso de estas categorías ha perdido operatividad para poder imaginar una alternativa política, y que en cambio resulta muy útil para perpetuar en el poder a los dos grandes partidos del Parlamento?
Tengo 35 años, desde hace quince años milito en organizaciones de izquierda, la mitad de mi vida me he definido como militante de izquierdas, así que me resulta muy difícil renunciar a esa palabra, y en este sentido me doy cuenta de que no me siento en condiciones de reflexionar críticamente sobre el uso de los términos “izquierda-derecha”. A esto se suma que en las organizaciones sindicales en las que yo he militado siempre entendimos que salir de la categoría “izquierda” era meterse en la derecha, así que mi primera reacción cuando alguien me dice que no es de izquierdas ni de derechas es pensar que esa persona es de derechas. No es algo que pueda razonar mucho, es simplemente así, un resultado de la identidad política que construí a lo largo de mi actividad militante, lo cual no quiere decir que no lo viva conflictivamente. Lo que me indigna y entristece es que no podamos defender un proyecto político con la palabra “izquierda” sólo porque unos individuos como François Hollande o Manuel Valls la hayan ensuciado tanto. La izquierda, en cuanto idea, está llena de historia, de sentido, y vivo con dolor vetarla por culpa de esa gente. Por otro lado, nunca he querido ser fetichista de los símbolos, porque comprendo lo mucho que pueden llegar a bloquear una lucha. Esos símbolos son herramientas, y si ya no valen no cabe duda de que es necesario cambiarlos. El problema que yo veo en Francia con respecto a todo esto es que ya hay un partido que ha renunciado a construir su discurso sobre el eje “izquierda-derecha”, sustituyéndolo por el de “élite/pueblo”, y es el FN. Temo que el riesgo de salir en los medios hablando de este modo no haga sino hacerles un favor. Es difícil, tenemos que llegar a encontrar significantes nuevos, un vocabulario nuevo, que ayude a reunir a toda esta gente que ha firmado la petición contra la reforma de la ley laboral, y aún más allá. No tengo una solución, estoy buscando, como todo el mundo, y las cosas no salen solas, pero acontecimientos como los de estos días ofrecen pistas que nos van a obligan a reflexionar."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2014.11.12 10:24 JjeisaPODEMOS PODEMOS, GANEMOS y los caballitos de Troya.

Isabel Bielsa Rodríguez Juan José Corrales Vaquero [email protected] a PODEMOS
Apenas hace 11 meses, a mediados de enero, militantes, simpatizantes o activistas de múltiples organizaciones políticas, lanzan el manifiesto “Mover Ficha”. http://www.publico.es/…/intelectuales-y-activistas-llaman-a…
Se nos invitaba, de manera franca y sincera, a convertir la indignación en un profundo cambio político. Gentes con diversas “mochilas” ideológicas, algú[email protected] de orientación marxista, gente de organizaciones ecologistas, feministas, pertenecientes a organizaciones estudiantiles, sindicales, antirrepresivas, participantes en las asambleas del 15M, de solidaridad internacional, de defensa de los servicios públicos y los derechos sociales, gente que trabaja activamente los desahucios, y sobre todo [email protected] anó[email protected] hasta un nº de 50.000 firmantes [email protected] PROMOTORES , que [email protected] de la necesidad de una propuesta aglutinadora prestamos nuestro aval de cara a la participación de una nueva Formación política en las Elecciones Europeas de mayo, nace PODEMOS.
Conocéis el resultado, 1.245.000 votos [email protected] PROMOTORES; cinco escaños en el Parlamento Europeo; cuarta fuerza política del país, con el 8% del total de votos emitidos.
Presentamos un ideario directo y claro, elaborado como todo en PODEMOS entre [email protected] (oposición a los recortes, defensa y recuperación de lo público, auditoría de la deuda, etc.) y una metodología (primarias abiertas, revocabilidad de cargos, independencia de la banca, mecanismos de transparencia y control democrático, protagonismo popular y ciudadano, etc.).
Nuestra piedra angular, el empoderamiento ciudadano de todo lo público cambiando el “…para el Pueblo”, por el “…desde el Pueblo”, trabajo, pedagogía, más trabajo, más pedagogía, que acaben con los recelos hacia lo público y la política, que nacen de la ignorancia sembrada por las élites y la oligarquías dominantes, en el conjunto de los [email protected]
En el proceso más trasparente y democrático que haya conocido este país, nos ponemos a la tarea de dar cuerpo orgánico a nuestras ideas. Nuestro proceso constituyente, aún no finalizado, en el cual y como no podía ser de otra manera, dado el carácter abierto y asambleario de nuestra organización, permitimos la participación activa no solo a [email protected] [email protected] [email protected] libres y anó[email protected] a título individual, sino también damos cabida a las voces de posiciones organizadas como IU, Izquierda Anticapitalista, En Lucha o El Militante, de otras orientaciones ideológicas, como ATTAC. Ni que decir tiene, que estas voces organizadas, si bien legítimas se alzan o al menos lo intentan, en posición dominante cada vez que tienen oportunidad, son los caballitos de Troya en PODEMOS. Comportamiento legítimo sí, trasparente no demasiado.
La permanencia de [email protected] [email protected] [email protected], durante años y años, en torno a las élites de los partidos llamados de izquierdas, ha producido inevitablemente una suerte de endogamia, que hacen que las visiones de la realidad, el debate de ideas y las subsiguientes estrategias en la lucha política hayan estado en franca decadencia en los últimos años.
Y en estas estábamos cuando de pronto, ya sea por las ansias de cambio de una sociedad hastiada, por nuestro buen trabajo en redes sociales y medios de comunicación de masas o el ágil y convincente verbo de [email protected] portavoces, los frutos empiezan a aparecer en las encuestas…
Y tan dura es la labor, y tan altas las expectativas que los caballos se están abriendo, sus ocupantes salen de los mismos aprovechando nuestras ensoñaciones de éxito, y nos están pillando como a Príamo y sus troyanos un tanto con la guardia baja. Nuestro bagaje político nos debe haber enseñado. ¿Quién no ha escuchado hasta la saciedad que los partidos políticos y los movimientos sociales solo son herramientas de transformación social?, entonces hagamos un ejercicio de reflexión interna…
¿Por qué tanto apego a unas “tenacillas”, si tenemos ante nosotros la posibilidad del uso de una gran maza, que parece empieza hacer algo daño en algunos pilares?
Por otra parte, voces provenientes de muchos ámbitos nos animan a construir nuevas estructuras, ([email protected] tenemos nuestra obra de casa aún a medias), y nos ofrecen integrarnos en protoproyectos como GANEMOS, que nos sumemos a su nueva jugada, y que no nos engañemos, pasa por ser la marca blanca de IU. http://www.elcrisoldeciudadreal.es/…/iu-marca-sus-lineas-r…/
Somos PODEMOS y pensamos que participando en GANEMOS, contribuimos al escenario de la confusión, sólo beneficiando así al mantenimiento del bipartidismo en las instituciones y, por tanto, a la casta en las mismas. Somos PODEMOS y de momento solo votaremos a nuestra opción. Somos PODEMOS y pensamos que otras opciones como GANEMOS tienen más de legítimos deseos que de realidades.
Si bien, en un ejercicio más de democracia y libertad, se permite a [email protected] integrantes de nuestra formación el integrarse individualmente, si ese es su deseo, y participen apoyando estas u otras candidaturas que crean por conveniente en sus ámbitos territoriales.
Por otro lado, y tal y como marcan nuestros documentos y hojas de ruta, aprobadas recientemente en nuestro proceso constituyente, con más del 80%, serán nuestras asambleas ciudadanas, quienes hayan de decidir en cada territorio, la participación electoral de la organización en su conjunto. Al hurtarles esta decisión, hacemos flaco favor a ese mencionado y necesario empoderamiento. Por el contrario, nuestro trabajo debe ir encaminado a culminar estos procesos internos con la máxima participación. Recordar también que, la lectura sosegada de las noticias (ver enlace), nos recuerdan tiempos pasados de luchas intestinas de poder en los partidos que promueven la unidad y la confluencia. Y que parece que algú[email protected] quieren replicar. http://www.publico.es/…/la-mitad-de-iu-madrid-recela-del-ap… http://www.elconfidencial.com/…/dirigentes-de-izquierda-un…/
No debemos olvidar que una vez conformadas nuestras asambleas ciudadanas, proceso que se culminará en enero, (solo 365 días después de nuestro nacimiento), cabe la posibilidad de que optemos por llevar nuestra marca a los ámbitos territoriales que corresponda. La posible División del voto, entonces, solo beneficiará a los partidos de la casta (PPSOE).
Seríamos muy [email protected] si pensáramos que la solución de este País solo pasa por un cambio de caras. PODEMOS no puede convertirse en el PSOE de los 70, donde “Por el cambio”, no llego a cambiar gran cosa, más allá de las cifras de las cuentas corrientes de sus dirigentes. La total legitimidad de las decisiones nacerá de ellas y de la máxima participación. Y no de reuniones de 150 personas, a nivel regional.
La posible obtención de algunas actas de [email protected] o Concejales, si bien nos haría un poco más visibles, presentaría a [email protected] compañ[email protected] [email protected] como prácticamente inoperantes atados de pies y manos, dada la imposibilidad de poner en marcha nuestras líneas programáticas si no es desde amplios consensos y mayorías a nivel nacional.
La ciudadanía está deseosa de esperanza, [email protected] la anunciamos y a sus ojos lo somos. Esos ojos que no nos quitarán de encima para que no se les vuelva a engañar, ni a defraudar. Por ello, se hace indispensable el no cometer el más pequeño error.
Creemos sinceramente que los objetivos cortoplacistas, no deben dañar nuestro fin último, que no puede ser otro que el de ganar las Elecciones Generales con una mayoría suficiente (67%). Mayoría que permita un vuelco real de las cosas, mediante, un ineludible proceso constituyente nacional. Elaborando una nueva Constitución que recoja la realidad y las necesidades de nuestro denostado país. El cambio es posible pero no es mañana.
Los mensajes de convergencia o confluencia, han de hacerse sin duda realidad si son honestos, y será en los pueblos, barrios y plazas de forma espontánea. Y a nivel institucional en base a acuerdos postelectorales sin saltarse una coma ni un punto de lo aprobado en el programa electoral por las bases de PODEMOS. Y no sólo donde se han demostrado ineficaces, en reuniones internas y minoritarias o en papeletas electorales.
[email protected] somos [email protected], las prisas son malas consejeras, sobre todo de cara a poner en marcha el cambio de modelo social por el cual los [email protected] pasen a ser protagonistas de sus destinos. Potenciando su participación, cada uno según su posibilidad, de cada cual según su capacidad. Saliendo a la calle, llevando el debate a las plazas y los centros de trabajo, a los bares, a los grupos de [email protected], en definitiva al conjunto del cuerpo social. Es ahí donde han de nacer nuestros idearios y programas, que detecten las auténticas necesidades y sean asumidos como propios y cercanos por [email protected]
Cuerpo social de donde deben partir los, quizá hasta ahora, anónimos representantes de la sociedad. Para terminar nuestra mano tendida a los ocupantes de los “caballitos de Troya”, hombres y mujeres, con demostrada capacidad en la participación y vertebración de nuestro aún débil tejido social, Promotores también de PODEMOS donde siguen teniendo cabida y donde su inestimable trabajo será fundamental para alcanzar los ambiciosos objetivos que nos hemos marcado; siempre desde un plano de igualdad, Una persona un voto y sin necesidad de establecer consignas y estrategias externas, más allá de lo que nos dicten nuestras conciencias individuales.
submitted by JjeisaPODEMOS to podemos [link] [comments]


2014.09.27 13:53 Elias0069 Reflexiones sobre el machismo y los grupos feministas

Últimamente noto que se está hablando mucho del tema de la discriminación del sexo, entiendo que por cultura venimos de una sociedad patriarcal donde el hombre siempre solía llevar las riendas de las cosas y la mujer estaba relegada a tareas domésticas y ahora no es así, también entiendo que si la sociedad es mejor ahora es porque mucha gente ha luchado por estas igualdades sociales.
Hemos tenido tres sucesos (con difusión) últimamente que recuerde, las palabras de cañete, las del alcalde de valladolid y el incidente de la feria de málaga de la supuesta violación.
Entre las palabras de los dos políticos al margen de lo desafortunadas que sean no tengo mucho que comentar, me parecen vergonzosas teniendo en cuenta de quien vienen, posteriormente aparecen los grupos feministas que ocupan mi reflexión.
Justo ahora mismo acabo de leer una pancarta compartida en facebook que decía "luchar por los derechos de la mujer debe ser algo fundamental en Podemos", ¿Hola? lo fundamental no es eso, perdonen feministas, pero eso no es importante ahora, es importante que la gente coma y tenga donde dormir, eso es lo fundamental...
Hay muchas cosas que me cabrean de las feministas, por ejemplo el sexismo linguístico, hay muchas expresiones orales o escritas que los grupos feministas tildan de machistas, de no ser igualitarias con el hombre y la mujer, cada vez que veo a una feminista recriminando sexismo linguístico perdonen la expresión "es que me ponen de mala hostia", el lenguaje está hecho para que las personas se entiendan, no para discriminar a nadie, especialmente cuando la mayoría de esas expresiones no tienen una intencionalidad sexista cuando se dicen.
Ya al menos en los círculos que me he movido jamás he percibido sexismo en los 24 años que tengo, de hecho creo que a las mujeres se las trata mejor que a los hombres en muchas cosas, son alagadas muchísimo más que los hombres y reciben todo tipo de atenciones o regalos que los hombres no reciben por su sexo, a cambio tienen que "aguantar" en el caso de a las que no les guste o "disfrutar" en el caso de que se sientan alagadas, ciertos piropos o ofrecimientos ocasionalmente por parte de los hombres, yo al menos no he conocido mujeres con menos oportunidades de trabajo (salvo en trabajos físicos), ni jamás he visto un uso del lenguaje que pretenda menospreciar a las mujeres, todo lo contrario, las queremos las deseamos y intentamos que se rian y disfruten en nuestra compañía.
Honestamente yo siento que vivo en una sociedad que no es machista, solamente cuando aparecen personas del siglo pasado entrada en edad se pueden ver comentarios desafortunados, pero es que eso da igual, esa gente morirá y lo que importa es como es la gente que son el futuro y en esa gente yo no percibo machismo, los hombres y las mujeres tenemos diferencias físicas y emocionales EVIDENTES y eso no es malo, ambos géneros son muy capaces de realizar casi cualquier cosa por igual, todos sabemos eso.
En el tema de los maltratos emocionales estoy bastante seguro de que los hombres estamos 100% desprotegidos, una mujer con mal fondo, una mala persona puede hundirle la vida a un hombre tan solo con decir que le ha violado o abusado de ella de alguna forma aunque sea mentira y prácticamente NO necesita demostrarlo, a mi me parece bien la protección que existe contra los abusos a las mujeres, pero creo que son los hombres quienes están desprotegidos ante abusos por parte de las mujeres y creo que la sociedad debería evolucionar con una igualdad real para ambos sexos de cara a la justica, porque una mujer que le hunde la vida a un hombre metiendolo en la cárcel siendo mentira merece un destino similar, como he dicho me parece bien que las mujeres estén protegidas como ahora en la justicia, no se confundan, solo expongo las incoherencias.
De la misma forma que el machismo es una palabra odiosa que representa algo odioso, para mí el feminismo es exactamente lo mismo, cuando veo a una mujer orgullosa diciendo que es feminista siento la misma sensación que cuando veo a un hombre orgulloso diciendo algo machista, siento el mismo rechazo por ambas, la historia ya ha demostrado que los extremos nunca son el lado correcto, yo solo espero que la sociedad evolucione bien en cuanto a las diferencias de género y termino mi reflexión sobre este tema.
submitted by Elias0069 to podemos [link] [comments]


'ARGUMENTOS' 'FEMINISTAS' - REFLEXIÓN La reflexión de Colita sobre el feminismo actual - El Intermedio 'GRAN REFLEXION DE LO QUE ES TRABAJO EN EQUIPO' - YouTube Reflexion Increible - Valora la Vida - YouTube ¿Qué es ser feminista hoy? Las reflexiones de cinco ... MANUAL ANTI FEMINISTA MODERNA - REFLEXIÓN - YouTube 20 aniversario. Encuentros de de Formación y Reflexión Feminista GRUPOS FEMINISTAS Y DE LESBIANAS REALIZARON ATAQUES EN CHACO Simone de Beauvoir - extracto 'por qué soy feminista ...

Eskola Feminista – Ayuntamiento de Errenteria

  1. 'ARGUMENTOS' 'FEMINISTAS' - REFLEXIÓN
  2. La reflexión de Colita sobre el feminismo actual - El Intermedio
  3. 'GRAN REFLEXION DE LO QUE ES TRABAJO EN EQUIPO' - YouTube
  4. Reflexion Increible - Valora la Vida - YouTube
  5. ¿Qué es ser feminista hoy? Las reflexiones de cinco ...
  6. MANUAL ANTI FEMINISTA MODERNA - REFLEXIÓN - YouTube
  7. 20 aniversario. Encuentros de de Formación y Reflexión Feminista
  8. GRUPOS FEMINISTAS Y DE LESBIANAS REALIZARON ATAQUES EN CHACO
  9. Simone de Beauvoir - extracto 'por qué soy feminista ...

Un grupo de mujeres feministas y lebianas provocaron incidentes contra ciudadanos y bienes públicos entre ellos atacaron a la inglesia de Resistencia. La fotógrafa Colita también dirigió el departamento de fotografía de Vindicación Feminista, la primera revista feminista de nuestro país. Admite que es una '... MANUAL ANTI FEMINISTA MODERNA - REFLEXIÓN - Duration: 25:01. INVICTHOR 177,290 views. ... 8M PROPUESTAS ECONÓMICAS de la HUELGA FEMINISTA - Duration: 20:51. Wall Street Wolverine 346,360 views. Fuentes: - INE: http://www.ine.es/ss/Satellite?L=es_ES&c=INESeccion_C&cid=1259925408327&p=1254735110672&pagename=ProductosYServicios%2FPYSLayout - BOE Ley Or... Este es un video de esos que te hace agachar la cabeza, y pensar yo tambien quiero ser buena gente, si lo soy quiero hacer aun mas para estar orgulloso de mi... Simone de Beauvoir : cual fue el recibimiento en la sociedad a su obra 'el segundo sexo' entrevista en 1975 ¿por qué ser feminista? Simone de Beauvoir en 197... 'Como siemopre los mexicanos somos unidos' En el marco del 8M, hablan sobre género y feminismo en 2018 Los Encuentros de Formación y Reflexión feminista en Baeza cumplen en el año 2014 su 20 aniversario. Con motivo de esta fecha, se echa una mirada atrás para agradecer a tantas y tantas mujeres ...